Friday, February 20, 2015

Sobre el transporte público y la ciudad que representa




Transmilenio es caótico. Sin maquillaje, ni eufemismos hay que aceptarlo: Bogotá es un espejo de esta realidad. En Transmilenio vemos  desorden, acoso a las mujeres, colados, confusión, criminalidad, informalidad, suciedad, poco o nada de cultura ciudadana. 

Así esto lo contradigan los expertos urbanos que desde la comodidad de sus puestos hablan de las bondades del sistema con sofisticados indicadores.  Acá importa el usuario, no el experto. Los primeros califican el sistema como una mierda. Es evidente: las filas son interminables y los bloqueos son a diario, por el desespero de ver buses empacados de personas o porque pasan los minutos y no la ruta. Ni hablar de lo que sufren las mujeres con el acoso que se convierte en manoseo.  

En esto compartimos el mismo patrón vicioso con Ciudad de México, allá el acoso llegó al nivel que obligó a su metro en horas pico a tener vagones exclusivos para mujeres. Acá se propuso algo similar, pero no se ha llevado a cabo. Sin embargo, para detener a los acosadores se pusieron voluptuosas policías encubiertas en Transmilenio. Las medidas son síntomas de una enfermedad que represente el sentir machista de una sociedad, ese sentir que la mujer es un objeto que está al servicio del hombre, y por eso ante el instinto de sentirse atraído creen estar en todo su derecho de manosearlas.

Pero más allá del machismo, el sistema de transporte también demuestra el desarrollo de una ciudad. La frase de Peñalosa “Una ciudad avanzada no es en la que los pobres pueden moverse en carro, sino una en la que incluso los ricos utilizan el transporte público”, muestra muy bien esto. El desarrollo se debe mirar por la calidad de los bienes públicos. Transmilenio es caótico porque los que tiene poder en la toma de decisiones ni ellos ni los suyos lo usan, por lo tanto son indolentes. Los privilegiados de esta ciudad usan carro (tienen dos o blindado -para evitar el pico y placa-). En contraste, las sociedades desarrolladas proveen bienes públicos de altísima calidad, empezando por su sistema de transporte. 

El contraste es abismal con Hong Kong, Berlín, Estocolmo, Londres en su subterráneo y en su tren se ve limpieza, orden, eficiencia, claridad. Esto refleja una ciudad igualada por arriba, donde en un mismo vagón se encuentran obreros, estudiantes, secretarias, turistas y empresarios, todos disfrutando de un sistema de transporte digno y representativo de su sociedad. El de los bogotanos también representa nuestra ciudad, por eso se entiende todavía la cantidad de gente que prefiere aguantarse los trancones en antes de subirse a un sistema mucho más rápido. 

PD1: Un caso interesante de transporte es el de Bangkok, aquí aplica el lugar común de una “ciudad de contrastes”. Un metro y un tren eficientes y organizados, con motos jalonando una cabina con personas (Tug-tug) con altos niveles de informalidad y poca seguridad. Análogo a lo que se ve en Bangkok una ciudad donde colindan rascacielos y restaurantes de alto nivel con construcciones a “lo que salga” y calles y andenes invadidas de puestos de comida (El respeto por el espacio público es el mismo que tiene Petro: nulo).  

PD2: Otro caso es el subway de Nueva York, como su ciudad en un principio es “in your face” o siendo más formales “overwhelming”, todo pasa tan rápido que nadie tiene tiempo de detenerse guiar a los confundidos. Igual que sus ciudadanos, tampoco son amigables los empleados del MTA que contestan sólo una vez y de manera rápida, su premisa parece ser “no se repite”. Pero una vez se entiende el sistema funciona bastante bien.  

Friday, December 19, 2014

Sobre lo que dejó el 2014


Los años que más sensaciones generan son aquellos donde hay elecciones y donde hay Mundial. Es el momento que sin importar que tan distinta o alejada sea la persona siempre se puede conversar trascendiendo las preguntas ¿cómo has estado?, o los comentarios de como llueve o el tráfico está insoportable. Son años con vida, donde se combina la esperanza y la frustración, donde el alivio de unos se convierte en la desesperanza de otros. Un 2014 donde todos al mismo tiempo nos unimos para gritar gol y abrazarnos con la fuerza que sólo el fútbol puede transmitir. Un 2014 que dejó la lección que el país necesita más líderes como Pekerman (hablo poco y hago mucho) y más jóvenes como James (Disciplina, ternura, compromiso). Acá un balance de 2014 que está a pocos días de ser historia:

El Evento Político: La reelección de Santos. En 2010 ganó por su mano firme contra las FARC y con los votos de Uribe. En 2014 ganó por su proceso de paz con las Farc y por los votos contra Uribe (Además, por sacar provecho del presupuesto de la nación, asignación de la burocracia y acceso a medios de comunicación). Así es Santos, tan poco carismático, tan ambiguo, tan acomodado que siempre necesita subirse en los hombros de otros para poder resaltar.

El Momento Dulce: La sonrisa que no se borra al recordar a Colombia en el Mundial. Sus goles y su alegría a ritmo de Ras Tas Tas. Esos muchachos humildes, jodidos, que lo tenían todo para perder, y que le dieron a este país alegría y prestigio. Liderados por Pekerman mostraron  que Colombia es grande. A ellos se les debe muchas alegrías y unas cuantas lágrimas.

La Esperanza: Está en el Partido Verde. En sus congresistas juiciosos y comprometidos. En un partido que respeta la propiedad privada y reconoce la importancia del sector privado, pero que busca la inclusión de los temas ambientales y de los más marginales.

El Humor: Este premio se lo gana Navarro Wolf. Ese que sacó una votación por debajo de lo esperado, y dijo: “Navarro cojea pero llega”, ese que dijo en Twitter que Petro no sabía bailar, en respuesta el alcalde de Bogotá lo retó a un baile, Navarro aceptó el reto, y le dijo “te doy una pierna de ventaja”. 

La Noticia de 2014: El Levantamiento del embargo a Cuba. Alguien muy bien lo dijo en Twitter: “Es una mini caída del muro de Berlín”. De la Guerra Fría sólo queda el pasado.

Anacrónico: El Procurador Alejandro Ordoñez, no merece que se le gaste teclado, es un tarado, pero lo son más sus seguidores.

El Político Super Star: “Pepe” Mujica, el anciano que puso a Uruguay en el mapa Mundial. Sus políticas son progresistas, pero lo placentero es escuchar sus reflexiones, como: “Se aprenda es en la adversidad y en la escases. En la abundancia no se aprende nada” o “el poder no cambia a la gente muestra realmente lo que son”.

La Alerta: La situación económica del país donde se depende del petróleo y apenas hay 7 años de reservas. Para aumentar éstas, se tiene que invertir mucho dinero, pero con los precios actuales no es viable. Además, los inversionistas le huyen a la nueva reforma tributaria y a la incertidumbre de las consultas previas. Pero como el panorama oscuro siempre puede ser más negro, llegó un gran competidor como México que abrió su mercado, y resulta tan atractivo que hasta Ecopetrol y Pacific Rubiales han mostrado interés. Sin petróleo y sin una política seria para que otros sectores jalonen la economía, estamos a algunos años de una crisis, si a esta situación no se le da un giro. Muy preocupante.

La Frase: “Colombia no es guerra, Colombia es amor”. Ahí estaba Nairo Quintana con su cara de campesino triunfando en los Alpes italianos. Al mirarlo cuesta pensar que una persona tan menuda sea parte de la elite mundial del ciclismo. En el deporte como la vida, el cerebro y el corazón, están por encima de los músculos, y Nairo es el mejor ejemplo de esto.
Lo que se Llevó el 2014: Nos quitó a Cerati, a Chespirito y a García Márquez, en verdad nadie se puede llamar colombiano si no ha tenido una relación con éstos tres.

La Mayor Vergüenza: En Colombia que en pleno 2014 haya gente que se muera de hambre, como pasó en la Guajira, no importa que tan fuerte sea una sequía esto es inadmisible. En el mundo lo que pasó con los estudiantes mexicanos. 43 jóvenes asesinados donde sus cadáveres se convirtieron en cenizas, por el único pecado de expresar un pensamiento disidente. Inconcebible e imperdonable que esto pase. Devolvió a los mexicanos a la noche de Tlateloclo de  1968.

La Sensación de la Red: Tiene nombre y apellido: Actualidad Panamericana. Gran sentido del humor, gran redacción (Escriben mejor que los periodistas de El Espectador) y muy ingeniosos. Es doblemente divertido cuando sus artículos confunden a políticos, como aquel que cayó con la noticia de que los líderes de las FARC solicitaron a Colpensiones que les reconozcan las semanas de cotización mientras estuvieron en el monte. Maestros.

Los Nuevos Fundamentalistas: Este premio se lo llevan algunos ambientalistas, y sus actitudes dogmáticas. Desde sus cómodas oficinas ordenan que no se haga ninguna actividad productiva que pueda atentar contra el medio ambiente, sin tener en cuenta las personas que viven en esas zonas.  

El Genio de las Comunicaciones: Año tras año, este premio se lo gana Francisco I. Hasta la escogencia de su nombre fue un cabezazo (Los franciscanos a diferencia de los benedictinos, están al lado de los más humildes). Pareciera que hay siglos y siglos de diferencia entre Francisco I y Benedicto XVI. Francisco I le dio un giro a la imagen de la Iglesia Católica, ahora se habla de él y de sus frases y sus pensamientos (Como decir que los animales tienen alma), y cada vez se oye menos los escándalos sexuales. Genio con mayúsculas.


La Lección: A cargo de Gustavo Petro, pasó de ser un extraordinario congresista a un alcalde incompetente y arrogante. No porque se hace bien algo, significa que  se pueda hacer lo otro bien. Congresista valiente y juicioso, acusó a los paramilitares de lo que eran: asesinos y narcotraficantes (mientras el Congreso de la República se ponía de pie a aplaudirlos). En cuanto a su incompetencia como alcalde, no es mucho lo que hay que escribir cuando esta se vive a diario.